lunes, 1 de abril de 2019

Uso continuado de esteroides y conducta violenta


En un artículo publicado en la revista Archives of General Psychiatry del mes de Noviembre de 2006, miembros de los Departamentos de Medicina Forense y de Farmacología de la Universidad de Upsala y del Karolinska Institutet, Suecia, se proponen examinar la presunta asociación entre el uso de esteroides anabolizantes androgénicos (AAS) y diversos tipos de acciones criminales.

Observaciones previas sugieren que el uso continuado y con dosis elevadas de esteroides anabolizantes androgénicos (como ocurre, por ejemplo, en culturistas o "bodybuilders") puede propiciar agresividad, hostilidad y, en suma, desencadenar una conducta violenta incontrolada, que puede llegar, a veces, hasta el homicidio.

Otras observaciones permiten sostener que ciertos grupos de criminales pueden consumir los AAS con la intención de ser capaces de cometer actos criminales (asaltos a mano armada o con violencia física) de manera más eficiente.

Los criminales usan esteroides


La población inicialmente estudiada ha consistido en 1.440 individuos (1.396 de los cuales -97%- eran del sexo masculino) que habían sido examinados en el Laboratorio para el control del dopaje del University Hospital en Huddinge, Suecia, entre el 1 de Enero de 1995 y el 31 de Diciembre del 2001.

Estos individuos fueron divididos en 2 grupos: aquellos que dieron positivo a AAS al menos en una ocasión durante el periodo de estudio (n=241) y aquellos que nunca dieron positivo (n=1.119) durante el mismo periodo. La edad media del grupo positivo a los AAS fue 20,5 años y de 20,0 años en el grupo negativo. Los resultados fueron los siguientes:

El riesgo de haber sido considerado convicto de una agresión con armas fue mayor (aproximadamente el doble) entre los individuos que dieron positivo para el consumo de esteroides anabolizantes androgénicos (AAS) que entre los que dieron negativo.

Una posible explicación puede ser que para cometer estos asaltos es ventajoso para el agresor haber desarrollado un cuerpo especialmente musculoso.

La conclusión de los autores es que, además de la ya conocida asociación entre conducta impulsiva violenta con el consumo de esteroides anabolizantes androgénicos, este consumo parece también asociarse con estilos de vida antisociales que incluyen varios tipos de criminalidad planificada, como los asaltos y robos con violencia.

Sin embargo, la existencia y la naturaleza de esta posible asociación no está totalmente aclarada, por lo que debe seguir siendo investigada.

Etiquetas:  on 1.4.19 |