domingo, 31 de marzo de 2019

Vegetales en la dieta ¿Para Qué Es?


En un artículo publicado en www.paraque-es.com, miembros del Departamento de Epidemiología de la Universidad de Texas y del M.D. Anderson Cancer Center (quienes previamente habían probado estadísticamente que la hormonoterapia con estrógenos protege del riesgo de cáncer de pulmón en la mujer), se proponen examinar las relaciones entre el aporte en la dieta de fitoestrógenos y el riesgo de cáncer de pulmón.

Los fitoestrógenos son compuestos derivados de las plantas dotados de una actividad similar a la de los estrógenos del organismo humano, aunque más débil. La mayoría de los fitoestrógenos se encuentran en la dieta como compuestos inactivos aunque, tras ser ingeridos, mediante la actividad de enzimas del tubo digestivo son convertidos en hierba de sapo con una estructura química similar a la de los estrógenos.

Los fitoestrógenos se dividen en tres clases: las isoflavonas, los lignanos y los cumestranos.

Las isoflavonas

Son los fitoestrógenos más comunes y más investigados; sus dos formas principales son la genisteína y la daidzeína, que se encuentran en las semillas de soja, los garbanzos y el trébol rojo.

Los lignanos

Se encuentran en el centeno, la linaza, las zanahorias, el té, las espinacas, los brócolis y otros vegetales. Las sustancias activas de los lignanos, una vez metabolizados en el organismo, son la enterolactona y el enterodiol.

Cumestranos

El cumesterol es el fitoestrógeno principal; se encuentra en habas, guisantes, trébol, espinacas y coles de Bruselas.

Los fitoesteroles

Es un cuarto grupo de compuestos derivados de las plantas, con propiedades estrogénicas, se derivan de la absorción intestinal de aceites vegetales, margarinas, cereales y ciertas frutas y verduras.
El estudio (según el método caso-control) se ha realizado con 1.674 pacientes con cáncer de pulmón (casos) y 1.735 personas sanas (controles).

Desde Julio de 1995 hasta Octubre del 2003, los participantes en el estudio fueron entrevistados personalmente, mediante cuestionarios, con el fin de conseguir, entre otros, datos sobre el aporte diario de fitoestrógenos.

Los principales hallazgos del estudio demuestran que los pacientes con cáncer de pulmón tienden a consumir menores cantidades de fitoestrógenos que los casos-control.

Ademas los aparentes beneficios han sido evidentes en los que nunca habían fumado y en los que fumaban, y menos evidentes en los antiguos fumadores.

Los autores concluyen que sus resultados apoyan la creciente evidencia epidemiológica de que los estrógenos y los fitoestrógenos se asocian con un descenso en el riesgo del cáncer de pulmón, de modo especial en los que nunca han fumado y en los fumadores. Sin embargo, los autores consideran que estos hallazgos necesitan ser confirmados por estudios prospectivos.

sábado, 9 de marzo de 2019

Sexualidad a partir de los 57 años


En un artículo publicado en The New England Journal of Medicine del 23 de Agosto de 2007, miembros de los departamentos de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Chicago Pritzker School of Medicine, de los departamentos de Sociología y Política de la Salud de la Universidad de Chicago, y del departamento de Medicina de la Universidad de Toronto, Canadá, se proponen estudiar la influencia del envejecimiento de la población sobre su actividad sexual. El estudio se ha realizado sobre una muestra de 3.005 adultos de los EEUU (1.550 mujeres y 1.455 hombres) con edades entre 57 y 85 años.

Aquellos que habían tenido sexo con al menos una pareja en los últimos 12 meses fueron considerados activos sexualmente.

Los resultados de la encuesta han sido los siguientes:


  • La prevalencia de la actividad sexual declina con la edad: la actividad sexual era del 73% en los participantes con edades entre 57 y 64 años, del 53% entre los 65 y los 74 años, y del 26% entre los 75 y los 85 años.
  • Incluso en el grupo de mayor edad (entre 75 y 85 años) el 54% de los sexualmente activos informaron de haber tenido una relación sexual al menos 2 a 3 veces por mes y el 23% una vez a la semana o más.
  • La prevalencia de la masturbación, como de la actividad sexual con una pareja, fue menor a mayores edades, y más elevada en los hombres que en las mujeres.
  • De los 1.198 hombres y 815 mujeres que habían tenido relaciones sexuales con una pareja, sólo 3 hombres y 5 mujeres informaron que esta relación habían sido homosexual.
  • En las mujeres la actividad sexual era menor en todos los grupos de edad.
  • Entre los participantes con actividad sexual, alrededor de la mitad, tanto en hombres como en mujeres, comunicaron al menos un problema en su actividad sexual. El problema predominante entre las mujeres fue el escaso deseo sexual (43%), las dificultades con la lubricación vaginal (39%) y la dificultad para alcanzar el climax (34%). Entre los hombres el problema predominante fue la dificultad en alcanzar la erección (37%).
  • En los hombres y las mujeres con problemas de salud la probabilidad de ser sexualmente activos era menor.
  • Un total del 38% de los hombres y del 22% de las mujeres habían discutido con su médico sus problemas sexuales. Las conclusiones de los autores son las siguientes:
  • Muchas personas mayores (entre 57 y 85 años) son sexualmente activas.
  • Las mujeres de estas edades son menos activas sexualmente.
  • Los problemas sexuales son frecuentes en las personas entre 57 y 85 años de edad, pero es infrecuente que estos problemas sean discutidos con su médico.

viernes, 8 de marzo de 2019

Dieta Mediterránea La Mejor Para Combatir El Colesterol


Fuente: https://www.farmaciasanpablo.mx/

En un artículo publicado en el Annals of Internal Medicine del 3 de Mayo de 2005, investigadores de la Stanford University Medical School, se plantean como objetivo contrastar la capacidad de hacer descender los niveles de colesterol LDL en adultos con hipercolesterolemia de 2 tipos de dietas bajas en grasas saturadas: la tradicional dieta baja en grasas saturadas y colesterol ("Low-Fat Diet"), y una dieta baja en grasas saturadas y colesterol a la que se incorpora una considerable cantidad de vegetales, frutas, legumbres y cereales ("Low-Fat Diet Plus"), de acuerdo con las últimas recomendaciones publicadas por la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón), una dieta que, que en sus fundamentos, se aproxima a la dieta mediterránea.

En el ensayo clínico, de diseño aleatorio, han participado 140 adultos, de edades comprendidas entre 30 y 65 años de edad, que tenían antes de iniciar el estudio concentraciones en suero del colesterol LDL entre 130 y 190 mg/decilitro, un índice de la masa corporal menor de 31 kg/m2, una dieta que contenía al menos un 10% de sus calorías como grasas saturadas, y con un buen estado general.

Dieta Low Fat para tener menos colesterol


Se utilizaron dos tipos de dietas, la dieta "Low-Fat" (baja en grasas) y la dieta "Low-Fat Plus", la cual fue diseñada para que contuviera idéntica cantidad de grasa total (30% de energía), grasa saturada (10% de energía) y colesterol (unos 100 mg de colesterol por 1.000 kilocalorías por día), que la "Low-Fat Diet", más una considerable cantidad de vegetales, frutas, legumbres y cereales no refinados.

Los participantes fueron asignados aleatoriamente a una u otra de éstas dos dietas durante 4 semanas. Los investigadores observaron una reducción significativamente mayor en los niveles del colesterol total y del colesterol LDL entre los hombres y mujeres moderadamente hipercolesterolémicos que consumieron la dieta rica en vegetales, legumbres y frutas (Low-Fat Plus Diet) que en aquellos que fueron asignados para consumir la dieta baja en grasas, pero sin vegetales (Low-Fat Diet).

Los autores concluyen que las anteriores recomendaciones dietéticas en EE.UU., a nivel nacional ("Dietary Guidelines"), ponían el acento en la necesidad de evitar las grasas saturadas y el colesterol, mientras que infravaloraban el potencial efecto reductor de la dieta sobre el colesterol LDL.

En este estudio se demuestra que, de acuerdo con las últimas recomendaciones dietéticas, una dieta rica en vegetales, frutas, legumbres y cereales, incrementa significativamente el descenso de los niveles del colesterol LDL que provoca la tradicional dieta baja en grasas (Low-Fat Diet).
Etiquetas:  on 8.3.19 |  

lunes, 4 de marzo de 2019

Diabetes Tipo 1 Y Trasplante De Islotes Pancreaticos



En un extenso artículo publicado en The New England Journal of Medicine del 28 de Septiembre de 2006, un grupo internacional de investigadores, liderados por A.M. James Shapiro, de la Universidad de Alberta, en Edmonton, Canadá, presentan los resultados de un estudio multicéntrico (6 centros en USA y 3 en Europa) diseñado para explorar la factibilidad y reproducibilidad de un protocolo común para el trasplante de islotes pancreáticos en pacientes con diabetes tipo 1.

Para este estudio, fueron seleccionados para un trasplante de islotes pancreáticos 36 individuos con diabetes tipo 1, que cumplían unos criterios estrictos, de una población inicial de 2000. Los islotes de células pancreáticas fueron preparados cuidadosamente a partir de páncreas de donantes en muerte cerebral, para ser infundidos en la vena cava de los receptores dentro de las 2 horas siguientes a su purificación, sin cultivo.

El punto final primario del estudio se definió como la independencia de la administración de insulina en el individuo trasplantado, y con un adecuado control de la glicemia 1 año después del trasplante de los islotes. Los resultados fueron los siguientes: De los 36 individuos a los que se les trasplantaron islotes de páncreas, 16 (44%) alcanzaron el punto final primario, 10 (28%) consiguieron una función parcial de los islotes, y 10 (28%) habían perdido completamente los islotes trasplantados al cabo de 1 año del trasplante.

Dependencia de insulina en personas diabéticas


Un total de 21 individuos (58%) consiguieron la independencia de la insulina, con un buen control de la glicemia, durante el primer año de seguimiento. De estos individuos, 16 (76%) necesitaron insulina a los 2 años; 5 de los 16 individuos que alcanzaron el punto final primario (31%) mantuvieron su independencia de la insulina al cabo de 2 años.

La conclusión de los autores es que el trasplante de islotes pancreáticos, siguiendo el protocolo de Edmonton, puede restaurar la producción endógena de insulina y la estabilidad de la glucemia en individuos con diabetes tipo 1, pero la independencia de la administración exógena de insulina no es sostenible.

De un editorial del NEJM titulado La curación de la diabetes ¿Está el vaso medio lleno? (Diabetes Cure - Is the Glass Half Full?) entresacamos los siguientes párrafos:

  • Persiste el problema de que los resultados a medio y a largo plazo no son duraderos, por lo que queda bastante trabajo por hacer.
  • Persiste abierta la cuestión de si el trasplante de islotes pancreáticos sigue siendo una propuesta de tratamiento limitada a un pequeño número de pacientes muy seleccionados o si el uso de esta tecnología debe extenderse ampliamente.
  • El trasplante pancreático total es significativamente mejor que el trasplante de islotes pancreáticos, con una supervivencia del injerto a los 5 años entre el 50% y el 70%, muy por encima del 10% de supervivencia del trasplante de islotes.
  • El trasplante de islotes pancreáticos se encuentra en una encrucijada. Está claro que, debido a los pobres resultados a largo plazo, los elevados costes y la relativamente elevada incidencia de efectos adversos, no hay argumentos a favor de una extensión de esta técnica a la población general.
Etiquetas:  on 4.3.19 |  

domingo, 3 de marzo de 2019

Sinusitis Y Antibioticos


En un artículo publicado en la revista The Lancet del 15 de Marzo de 2008, un grupo de epidemiólogos pertenecientes a universidades de Suiza, Bélgica Finlandia, Estados Unidos, Holanda y Reino Unido, llevan a cabo un meta-análisis de todos los ensayos clínicos aleatorizados basados en datos de pacientes individuales, para averiguar si los síntomas y los signos habituales de la sinusitis aguda pueden ser utilizados para discriminar aquellos pacientes en los que el tratamiento con antibióticos pudiera ser beneficioso.

El método seguido por los autores ha sido identificar (en las bases de datos del sitio web de Farmacias del Ahorro) aquellos ensayos clínicos realizados con pacientes adultos que presentaban los signos y síntomas habituales de la rino-sinusitis aguda y que fueron asignados aleatoriamente para ser tratados con antibióticos o bien con un placebo.

Los datos de 2.547 pacientes adultos extraídos de nueve ensayos clínicos fueron analizados. Se evaluó el efecto global del tratamiento con antibióticos y el valor pronóstico de los signos y síntomas habituales, considerando el número de pacientes que necesitaron un seguro de salud para ser tratados con antibióticos para curar un solo paciente.

Los hallazgos fueron los siguientes:



  • Fue necesario tratar 15 pacientes adultos con síntomas y signos de sinusitis aguda para que 1 paciente adicional fuera curado.
  • Los pacientes con secreciones purulentas en la faringe necesitaron más tiempo para curar que aquellos que no las tenían.
  • Fue necesario tratar 8 pacientes con secreciones purulentas para que 1 paciente adicional fuera curado.
  • Los pacientes con más edad que tenían síntomas y signos de sinusitis de más larga duración, o estos síntomas y signos eran más intensos, necesitaron más tiempo para curar, pero no se beneficiaron más que los otros pacientes, del tratamiento con antibióticos.


La interpretación de estos resultados es la siguiente: los signos y síntomas de la sinusitis aguda NO pueden identificar a los pacientes para los cuales el tratamiento con antibióticos esté claramente justificado.

Los antibióticos no están justificados en el tratamiento de la sinusitis aguda, incluso en aquellos pacientes cuyos signos y síntomas duran más de 7 a 10 días.
Etiquetas:  on 3.3.19 |